Archivo de la categoría: Civilizaciones antiguas

LOS DIQUIS: LAS ESFERAS DE COSTA RICA

Fue durante los años cuarenta, cuando una compañía bananera norteamericana comenzó su explotación en el delta del Diquis, al sur oeste de Costa Rica, cuando al iniciar las labores de limpieza del bosque, preparándolo para el cultivo, se descubrieron unas imponentes piedras rocosas de distintos tamaños y con forma esférica.

LOS TAMAÑOS

Son de tamaño variable. Las más pequeñas tienen sólo unos pocos centímetros de diámetro y las esferas más grandes llegan a tener un diámetro superior a los dos metros, llegando a pesar estas últimas hasta 16 toneladas. Están construidas en piedras de granito Andesita y roca sedimentaria. Se cree que las piedras fueron transportadas por el río, desde muchos kilómetros de distancia, hasta su localización actual, puesto que estos tipos de piedra no se han hallado en la zona del delta del Diquis. Aunque la mayoría de las esferas se encuentran en enclaves arqueológicos precolombinos, no hay forma de saber si fueron realizadas por estos o por alguna otra cultura anterior a esta.

LAS INVESTIGACIONES

Inmediatamente después de su descubrimiento, la arqueóloga Doris Stone, realizó una serie de investigaciones que resultaron vanas al no poder datar la antigüedad de las piedras, con qué herramientas fueron tan perfectamente realizadas y tampoco el origen de estas. Posteriormente, Samuel K. Lothrop, experto en civilizaciones indígenas y arqueólogo, se propuso desvelar el enigma de estas piedras esféricas, pero no pudo formular ninguna teoría concluyente. Más recientemente, grupos de arqueólogos han investigado con métodos más modernos las esferas de Diquis, llegando a la conclusión de que estas se comenzaron a realizar hace unos 3.000 años.

LAS TEORÍAS

Las antiguas leyendas decían, que en su interior se escondían piedras preciosas y oro, siendo esto el final de muchas de las piedras debido a que mucha gente se dedicó a buscarlas y destruirlas, no hallando ningún tesoro en su interior. Las teorías en torno a las esferas de piedra, al igual que otras que giran alrededor de otros antiguos enigmas de los que no se tiene conocimiento de sus orígenes, son muchas y variadas.

Algunos arqueólogos piensan que las piedras fueron creadas por la antigua y bélica tribu de los CHIBCHA, utilizando prisioneros de guerra como esclavos para trabajar las piedras, utilizándolas como símbolo de poder entre grupos y que el tamaño de las esferas iba relacionado con el status de cada pueblo. También existe la teoría de la representación astronómica. En dicha hipótesis (divulgada por el investigador Michael O’Reilly) se identifica a las piedras como posibles cartas celestes con una finalidad ceremonial o a modo de calendario orientativo.

En 1979 se encontró una de estas piedras en Guayabo de Turrialba (Provincia de Cartago), la cual pudo haber tenido la función de calendario de precisión y que junto al uso de objetos astronómicos de poca magnitud, daba detalles de fechas como los solsticios, el día más largo del año y la duración de la época de lluvias.

Esta teoría se basaba en fundamentos lógicos, fruto de un estudio serio, aunque carecía de contexto. Otra teoría nada convencional, realizada por el antropólogo estonio Iván Zapp en su libro: “La Atlántida en América”, afirma que las piedras podían ser originarias de la Atlántida, isla continente desaparecida hace 12.000 años, y aunque las autoridades arqueológicas de Costa Rica no están muy de acuerdo con esta teoría, el International Biographical Centre, mencionó a Zapp, como uno de los científicos más connotados del siglo XX.

Iván Zapp descubrió con la ayuda de Carlos Araya (Comandante de las Líneas Aéreas de Costa Rica) y un atlas, normal al principio y de Mercator (Atlas que tiene en cuenta la curvatura de la Tierra) posteriormente, que las esferas tal y donde estaban situadas cuando se descubrieron, señalaban a distintas direcciones, igual que si fueran mapas a gran escala.

Uno de los alineamientos desenterrados por los arqueólogos, mostraba el trayecto en línea recta que conduce hasta la Isla del Coco, después a las islas Galápagos y finalmente hasta la Isla de Pascua (ver nuestra Sección “La Isla de Pascua”). Un segundo grupo de rocas, apuntaban a las islas de Jamaica, Cuba y Bermudas. Mientras que otras estaban orientadas hacia Giza, en Egipto y a Stonehenge en Inglaterra. Confirmando de este modo, que se trataba de rutas hacia otros lugares del planeta.

Las teorías más extravagantes, hablan de la posibilidad de que las piedras esféricas fueran realizadas por seres provenientes de otros planetas y estas fueran el legado de su visita.

Después de todos estos años, las mismas preguntas que se realizaron en su descubrimiento, siguen vigentes aun.

¿Quien creó estas esferas?

¿Cómo realizaron de forma tan precisa la forma esférica a las piedras?

¿Qué significado tenían?

Biblioteca Pleyades

NIBIRU: EL 12 PLANETA

Sabemos que muchos conocen, o al menos han oído hablar de él. Sin embargo, queremos profundizar sobre este tema desconcertante para unos, increíble para otros. Además, atender las solicitudes de nuestros lectores que desean obtener información sobre un tema, digamos que tabú.

Para comenzar, expondremos los estudios de Zecharia Sitchin a la cultura sumeria, la civilización más antigua de la que se tenga conocimiento y luego expondremos los datos científicos actuales sobre la existencia de Nibiru.

Zecharia Sitchin, fue un estudioso de la biblia, erudito en hebreo moderno y antiguo, antiguo testamento, e idiomas semitas y europeos. Estudio por 30 años la cultura sumeria – previos a la publicación de su primer libro, el 12 planeta.

Fue un uno de los pioneros en exponer la teoría del astronauta antiguo, que se basa en que el planeta Tierra fue visitado por extraterrestres en el pasado y que el ser humano tiene un origen extraterrestre.

Según sus estudios de la cultura sumeria, que atribuye su creación a los Anunnaki <<aquellos que bajaron del cielo>> quienes proceden del planeta Nibiru, o el famoso planeta X, los seres humanos fueron modificados genéticamente por estos seres y el conocimiento sobre astronomía, matemáticas, arquitectura, entre otras ciencias, les fue otorgado por estos también.

Este supuesto de que unos seres visitaron la tierra en la antigüedad postula la idea de la existencia de un cuerpo celeste, en el cual se habría gestado una civilización mucho más avanzada que la nuestra.

El planeta Nibiru, es el 12 planeta para los sumerios, contando la luna y el sol – para nosotros sería el decimo, que posee una órbita de 3.600 años, que una vez completada lo trae de regreso al interior de nuestro sistema solar, más exactamente pasaría entre Júpiter y Marte.

De acuerdo con Sitchin, uno de los satélites de Nibiru habría chocado con el planeta hipotético Tiamat, que estaba ubicado entre los planetas Marte y Júpiter, y a raíz de esta colisión se creó el planeta Tierra y lo que hoy conocemos como el cinturón de asteroides. Sin embargo, esta no fue la única consecuencia, Nibiru quedo atrapado en el Sistema Solar, y su destino sería el regresar periódicamente al lugar del catastrófico choque.

“Sitchin cita algunas fuentes que según él, hablarían sobre el planeta, que posiblemente sería una estrella (concretamente una enana marrón) que estaría en una órbita sumamente elíptica alrededor del Sol, la cual tuvo su perihelio hace aproximadamente 3.600 años y un período orbital de unos 3.600 a 3.760 años. Sitchin atribuye estos datos a los astrónomos de la civilización maya.”[1]

La epopeya de la creación

Cuando, en las alturas, el Cielo no había recibido nombre,

y abajo, el suelo firme [la Tierra] no había sido llamado;

nada, salvo el primordial APSU, su Engendrador,

MUMMU y TIAMAT -la que les dio a luz a todos;

sus aguas se entremezclaron.

Ninguna caña se había formado aún, ni tierra pantanosa había aparecido.

Ninguno de los dioses había sido traído al ser aún,

nadie llevaba un nombre, sus destinos eran inciertos;

fue entonces cuando se formaron los dioses en medio de ellos.[2]

Según Sitchin, este texto indicaría la existencia, en un principio, de 3 cuerpos celestes únicamente:

  • APSU <<el que existe desde el principio>>- el Sol
  • MUMMU – <<el que nació>> – Mercurio
  • TIAMAT – <<La doncella de la vida>>

Al decir que las <<aguas>> de APSU y TIAMAT se mezclaron, hace referencia a los elementos básicos que generan la vida en el universo, dando paso a la formación de los planetas, o dioses, entre APSU y Tiamat.

Los dioses se formaron en medio de ellos:

el dios LAHMU y el dios LAHAMU nacieron;

por su nombre se les llamó.[3]

LAHMU y LAHAMU, nombre masculino y femenino respectivamente, hacen referencia Marte y Venus.

Antes de que hubieran crecido en edad

y en estatura hasta el tamaño señalado,

el dios ANSHAR y el dios KISHAR fueron formados,

sobrepasándoles [en tamaño].

Cuando se alargaron los días y se multiplicaron los años,

el dios ANU se convirtió en su hijo -de sus antepasados un rival.

Entonces, el primogénito de Anshar, Anu,

como su igual y a su imagen engendró a NUDIMMUD.[4]

Antes de que Marte y Venus llegarán al límite de su tamaño, en otras palabras aun cuando estaban formándose, aparecieron dos planetas más, ANSHAR («príncipe, el primero de los cielos») y KISHAR («el primero de las tierras firmes»), los cuales superaban en altura a sus predecesores. Actualmente conocemos a este par como Saturno y Júpiter.

Al pasar un tiempo, se añadió un par más de planetas, el primero en crearse fue ANU (Urano), que engendraría a su gemelo NUDIMMUD (Neptuno), un apelativo de EA/ENKI. A estos se le sumó Gaga (Plutón) que en la <<epopeya de la creación>> era enviado a misiones en otros planetas. Sin embargo este planeta no estaba situado más allá de Neptuno, sino muy cerca a Saturno del que era su <<emisario>> o satélite.

Entonces un sistema solar, conformado por nueve planetas se había formado.

SOL -Apsu, «aquel que existía desde el principio».

MERCURIO -Mummu, consejero y emisario de Apsu.

VENUS -Lahamu, «dama de las batallas».

MARTE – Lahmu, «deidad de la guerra».

¿? – Tiamat, «doncella que dio la vida».

JÚPITER -Kishar, «el primero de las tierras firmes».

SATURNO -Anshar, «el primero de los cielos».

PLUTÓN -Gaga, consejero y emisario de Anshar.

URANO -Anu, «él de los cielos»

NEPTUNO -Nudimmud (Ea), «creador ingenioso». [5]

Sin embargo, en este sistema solar hacen falta dos cuerpos celestes, El planeta Tierra y la Luna. El primero se crearía a raíz de la colisión entre uno de los satélites de Nibiru y Tiamat.

Los hermanos divinos se agruparon;

perturbaban a Tiamat con sus avances y retiradas.

Alteraban el «vientre» de Tiamat

con sus cabriolas en las moradas del cielo.

Apsu no podía rebajar el clamor de ellos;

Tiamat había enmudecido con sus maneras.

Sus actos eran detestables…

Molestas eran sus maneras.

En este aparte podemos ver que el sistema solar aun era inestable y los planetas tenias orbitas erráticas. Sin embargo, el planeta que más corría riesgo era Tiamat.

Apsu también encontró «detestables» las maneras de los planetas, y anunció su intención de «destruir, destrozar sus maneras». Se reunió con Mummu y consultó con él en secreto. Pero los dioses oyeron por casualidad «todo lo que habían tramado entre ellos», y el complot para destruirles les hizo enmudecer. El único que no perdió su ingenio fue Ea. Pensó en una estratagema para «verter el sueño en Apsu». A los otros dioses celestes les gustó el plan, y Ea «dibujo un mapa preciso del universo», lanzando un hechizo divino sobre las aguas primordiales del sistema solar.

Ea se movió con rapidez para quitarle a Apsu su papel creador. Apagando, según parece, las ingentes emisiones de materia primordial del Sol, Ea/Neptuno «le arrancó la tiara a Apsu y le quitó el manto de su halo». Apsu fue «vencido». Mummu ya no pudo deambular. Fue «atado y abandonado», un planeta sin vida al lado de su señor[6]

Este acto produjo cierta estabilidad en el sistema solar. Sin embargo, la creación de un nuevo planeta tendría que darse desde el nuevo Apsu, desde la lejanía del espacio.

En la Cámara de los Hados, el lugar de los Destinos,

un dios fue engendrado, el más capaz y sabio de los dioses;

en el corazón de lo Profundo fue MARDUK creado.

Su silueta era encantadora, brillante el gesto de sus ojos;

Nobles eran sus andares, dominantes como los de antaño…

Grandemente se le exaltó por encima de los dioses, rebasándolo todo.

Era el más noble de los dioses, el más alto;

sus miembros eran enormes, era excesivamente alto.

Un nuevo planeta se había engendrado en las lejanías del sistema solar, pero era atraído por EA (Neptuno). Marduk era descrito como un planeta que escupía fuego y emitía radiaciones y que al acercarse a otros planetas, estos generaban emisiones eléctricas y de otros tipos.

Al pasar cerca de Ea (Neptuno), atraído por este, el tiran gravitacional produjo en uno de los costados de Marduk una protuberancia que no se desprendió. Sin embargo, al pasar cerca de Urano, algunos trozos de materia se desprendieron creando los cuatro satélites de este nuevo planeta.

Este recorrido, iniciando en la órbita de Neptuno y luego en Urano sugiere que Marduk estaba entrando en el sistema solar. Luego de pasar por las orbitas de estos planetas gigantes, Marduk fue atraído por la fuerza gravitacional de Júpiter y luego llegó a Tiamat, quien comenzó a verse alterado junto con  Mercurio, Marte y Venus. Es aquí cuando la fuerza gravitacional de Marduk, hace pedazos a Tiamat: “de mitad de ella emergieron once «monstruos», un tropel «rugiente y furioso» de satélites que «se separaron» de su cuerpo y «marcharon junto a Tiamat». Preparándose para afrontar el embate de Marduk, Tiamat «los coronó con halos», dándoles el aspecto de «dioses» (planetas)”

Adelantándonos en la epopeya, en el fragmento siguiente se narra la batalla celeste que daría paso a la creación del Cielo y la Tierra.

El Señor extendió su red para atraparla;

el Viento del Mal, el de más atrás, se lo soltó en el rostro.

Cuando ella abrió la boca, Tiamat, para devorarlo él

le clavó el Viento del Mal para que no cerrara los labios.

Los feroces Vientos de tormenta cargaron entonces su vientre;

su cuerpo se dilató; la boca se le abrió aún más.

A través de ella le disparó él una flecha, le desgarró el vientre;

le cortó las tripas, le desgarró la matriz.

Teniéndola así sojuzgada, su aliento vital él extinguió.

Aquí podemos observar que los satélites de Marduk fueron los que colisionaron con Tiamat, y no fue el planeta en sí. Se genero una hendidura en Tiamat a la que Marduk lanzo un <<rayo divino>>, una descarga eléctrica que neutralizo los campos eléctricos y magnéticos de Tiamat y los <<extinguió>>

Al completar su órbita al sol, Marduk regresa a Tiamat.  Es aquí donde comienza la creación del Cielo y la Tierra y comenzamos a ver el sincretismo del génesis bíblico con el relato mesopotámico.

El Señor se detuvo a ver su cuerpo sin vida.

Dividir al monstruo él, entonces, ingeniosamente planeó.

Después, como un mejillón, la desgarró en dos partes.

Una de las mitades de Tiamat fue golpeada por uno de sus satélites lo que la desplazó a una órbita donde ningún cuerpo había estado. Esta mitad se convirtió en la Tierra.

El Señor puso su pie sobre la parte posterior de Tiamat; 

con su arma le separó el cráneo;

cercenó los canales de su sangre;

e hizo que el Viento Norte lo llevara

a lugares que habían sido desconocidos.

La segunda mitad fue convertida en pedazos al ser golpeada por Marduk creando el cinturón de asteroides.

La [otra] mitad la levantó como pantalla para los cielos:

encerrándolos juntos, como vigías los estacionó…

Dobló la cola de Tiamat para formar

la Gran Banda como un brazalete.

Con respecto a la luna, el satélite principal de Tiamat, Kingu, tomó este nuevo rol dentro del sistema solar, convirtiéndose en el satélite del nuevo planeta, la Tierra.

Al concluir este evento, Marduk tomo la posición <<Nibiru>> (planeta del cruce) y el sistema solar tenía una nueva composición de 12 cuerpos celestes.

Hasta aquí los apartes de la epopeya de la creación que hablan únicamente del planeta Nibiru como cuerpo celeste, sin hacer mención a sus habitantes, por lo que dejaremos el relato hasta este punto.

Datos científicos sobre la existencia de Nibiru

En el año 1983, Nibiru o el planeta X, fue oficialmente avistado por el observatorio IRAS (Satélite astronómico Infrarrojo) y comenzó la censura y el ocultamiento de información por los directores de observatorios y medios de comunicación. Sin embargo, un año antes,  un sorprendente anuncio de la NASA confirmaba la existencia de este planeta oficialmente: “Un objeto realmente grande está allí, más allá de los planetas exteriores.” – un desliz tal vez de los señores de la NASA, ya que actualmente son muy herméticos al respecto.

Por otro lado, un informe de la BBC, en 1999, daría a conocer el descubrimiento de un planeta más grande que Júpiter. He aquí dicho informe.

Un Planeta más allá de Plutón

Júpiter sería empequeñecido por el nuevo planeta

por Noticiero En línea, Editor Científico,
Dr. David Whitehouse
miércoles 13 de octubre de 1999
10:02 GMT 11:02 UK

Un astrónomo del REINO UNIDO puede haber descubierto un nuevo y raro planeta orbitando el Sol, 1,000 veces más lejos que el planeta más distante conocido.

Actualmente, Plutón es el planeta que pensamos que está en el borde de nuestro sistema planetario. Pero el nuevo cuerpo sería 30,000 veces más distante del Sol que la Tierra – poniéndolo una distancia significante en el camino de la estrella más cercana. Lo que es más, parece que el nuevo planeta no puede ser un verdadero miembro de la familia de de planetas de nuestro Sol. Puede ser un planeta que nació en otra parte, y vagó a lo largo de la galaxia sólo para ser capturado en las afueras de nuestro propio sistema solar.

La controversial sugerencia polémica de que hay otro planeta en el espacio profundo viene del Dr. John Murray, de la Universidad Abierta del Reino Unido. Durante varios años, él ha estado estudiando los movimientos peculiares de los llamados cometas del largo-periodo.

Los cometas desviados

Cometas – montañas volantes de hielo y piedra – se piensa que vienen de los fríos y oscuros alcances exteriores del sistema solar, más allá de los planetas en una región llamada la nube de Oort.

Ellos pasan millones de años en la nube de Oort, hasta que fueron desviados hacia una órbita que los lleva hacia el interior del sistema solar donde podemos verlos. Analizando las órbitas de 13 de estos cometas, el Dr Murray ha detectado señales de un solo objeto masivo que los desvió a todos ellos a sus órbitas actuales.

“Aunque he analizado sólo 13 cometas en detalle,” dijo él al Noticiero BBC En línea, “el efecto es bastante conclusivo. Yo he calculado que hay sólo como un uno en 1,700 oportunidades que se deba a una casualidad”.

En un papel de investigación para ser publicado la próxima semana en las Noticias Mensuales de la Sociedad Astronómica Real, él sugiere que el planeta, hasta la vez inadvertido, es varias veces más grande que el planeta conocido más grande en nuestro sistema solar, Júpiter. Estando hasta ahora a una distancia del sol – tres mil millones de millas – tomaría casi seis millones de años para orbitarlo.

“Esto explicaría por qué no se ha encontrado, “explicó el Dr Murray a las Noticias de BBC En línea. “Sería vago, borroso y se está moviendo muy despacio “.

Dirección opuesta

Él ha calculado que está en la constelación de Delphinus (el Delfín). Pero el planeta orbita nuestro Sol en la “dirección incorrecta”, al contrario de la dirección de todos los otros planetas conocidos. Es esto que ha llevado a la notable sugerencia de que no fue formado en esta región del espacio, junto con los otros planetas del Sol, y podría ser un planeta que “escapó” de otra estrella.

¿Pero, si se descubre, tendrá el Dr. Murray una oportunidad para nombrarlo?

“Probablemente no,” dice él. “Eso dependerá de un comité internacional. Pero sería bueno hacer algunas sugerencias “.

Más evidencia para apoyar las demandas del Dr Murray será presentada en una conferencia en Italia la próxima semana.

El Profesor John Matese, , de la Universidad de Louisiana en Lafayette, ha llevado a cabo un estudio similar y ha alcanzado conclusiones muy similares. Su investigación será publicada en el Icarus, el periódico de estudios del sistema solar.

En el año 2003 se fotografía por primera vez al “planeta del cruce”

Y  en los años 2005 y 2006, la NASA fotografía al planeta Nibiru, al cual llamaron Lumi 229.

El 25 de noviembre de 2006, la Coronel rusa Marina Popovich (Cosmonauta y piloto) y su ex-marido el General Pavel Popovich explican que ellos son conscientes de que Hercólubus viene hacia nosotros y de las destructivas consecuencias que tendrá.

Podemos esperar la intensificación de las perturbaciones meteorológicas, habrá grandes inundaciones y todo esto irá seguido de grandes terremotos que podrían separar grandes ciudades costeras.[7]

Siguiendo esta línea de tiempo, en 2008, más exactamente el jueves 8 de febrero, científicos japoneses de la universidad de Kobe, dijeron que creían que un planeta hasta de dos tercios el tamaño de la Tierra estaba orbitando en los límites del sistema solar.

Por medio de simulaciones de computadora y a partir de los cálculos obtenidos llegaron a la conclusión  que era cuestión de tiempo antes de que el planeta X fuese encontrado.

Esta ilustración de la Universidad de Kobe muestra un planeta – mitad del tamaño de la Tierra – que se cree que está en los alcances exteriores del sistema solar.

“La posibilidad es alta de que un cuerpo celestial, hasta la vez desconocido, de la clase de los planetas, midiendo de un 30% a un 70% de la masa de la Tierra, exista en los extremos exteriores del sistema solar,” dijo un resumen de la investigación soltada por la Universidad de Kobe.

“Si la investigación es conducida a una escala ancha, es probable que se descubra el planeta en menos de 10 años,” dijo.

En 2009, el satélite SOHO (Solar and Heliosferic Observatory) de la NASA detecta a Nibiru.

El 12 de Marzo de 2010, Paul Sutherland, escribe en el diario “The Sun”:

“Los científicos informan que una estrella invisible podría orbitar el Sol y haber sido la causante de bombardeos mortales de cometas hacia la Tierra”.

Esta estrella es una enana marrón de un tamaño cinco veces mayor que Júpiter y podría ser la culpable de las extinciones masivas que se han producido en la Tierra periódicamente.

La estrella llamada Némesis por científicos de la NASA, es invisible ya que sólo emite luz infrarroja.

Con esto la NASA Admite que está siguiendo a Nibiru. [8]

En este mismo año, los investigadores Jhon Matese y Daniel P. Whitmire estudian la influencia de Nibiru en la nube de Oort (https://comprometidosconlatierra.wordpress.com/2011/01/19/sigiloso-planeta-gigante-podria-explicar-la-lluvia-de-cometas-desde-las-afueras-del-sistema-solar/). Dando a conocer que hay un planeta 4 veces la masa de Júpiter que perturba a los cometas que se adentran en nuestro sistema solar.

El 26 de octubre del 2010 las cámaras del satélite SOHO vuelven a detectar este planeta gigante.

Efectos del paso de Nibiru por nuestro sistema solar

La historia revela que cuando el planeta del cruce entra en nuestro sistema solar,  la superficie de los planetas se quiebra cuando entra en contacto con la inmensa influencia electromagnética, produciendo cambios en el núcleo y en el clima.

La actividad volcánica y sísmica comienza a cambiar de 3 a 4 décadas antes de cada cruce. Desde 1996, el clima tradicional ha cambiado dramáticamente, rompiendo todos los esquemas de los climas registrados regularmente. El aumento de temblores, erupciones volcánicas y cambios electromagnéticos está sucediéndose alarmantemente.

Aunque la gente podría pensar que el planeta Tierra es el único que está sufriendo cambios drásticos, esto no es cierto. Todo el sistema solar está experimentando grandes alteraciones, actividad sísmica incrementada y cambios extremos del clima.

Un ejemplo de estos cambios en nuestro sistema solar, es la atmosfera del planeta Marte, que se está volviendo más espesa y en nuestro satélite, la luna, se está comenzando a formar una atmosfera.

Otros cambios importantes lo están sufriendo el planeta Venus, Urano y Neptuno. El primero presenta una luminosidad más intensa y los dos restantes parecen haber tenido un cambio de polos recientemente.

Centrándonos ahora en el planeta Tierra, el contacto con Nibiru podría producir un cambio de polos (https://comprometidosconlatierra.wordpress.com/2011/01/07/aumenta-la-velocidad-del-desplazamiento-del-polo-magnetico/), que ya estamos experimentando, un cambio en el clima importante, que también estamos experimentando, tormentas, actividad sísmica más recurrente, inundaciones, entre otros.

  • La NASA es totalmente consciente de lo que se espera.
  • El Vaticano también está totalmente al tanto de lo que va a suceder.
  • El volumen de filtraciones por parte de los observatorios, y el Vaticano está informando al público sobre este descubrimiento.
  • La historia más importante en la tierra de los últimos 3000 años está diseminándose rápidamente.
  • Nuestro planeta está a punto de pasar, de nuevo, por masivos cambios terrestres, que son cíclicos, como resultado del cruce de nuestro 10º planeta, Nibiru, a través de nuestro sistema solar inmediato. [9]

Se especula que la llegada de Nibiru a las cercanías de nuestro planeta será en 2012. ¿Coincidencia?


[1] Nibiru (Planeta). Tomado de: http://es.wikipedia.org/wiki/Nibiru_(planeta)

[2] SITCHIN, Zecharia. El 12 planeta. 1997, Pg. 111

[3] Ibíd.

[4] Ibíd.

[5] Ibíd

[6] Ibíd

[7] FREDAS, Luis. Las visitas de Hercólubus. En: http://hercolubus.eu5.org/

[8] Ibíd.

[9] Ibíd

Comprometidos con la Tierra

DESCUBREN DOS NUEVOS GEOGLÍFOS EN NAZCA

Científicos japoneses de la U. de Yamagata realizaron un hallazgo. Uno tiene forma de un rostro humano y el otro de un animal aún no identificado. Trabajo de campo en la zona continúa. Conclusiones se enviarán al ministerio.

Las misteriosas líneas de Nazca, que se encuentran en las Pampas de Jumana, siguen sorprendiendo al mundo. Y es que además de los 38 geoglifos ya conocidos, entre los que destacan el mono y el colibrí, dos nuevas líneas fueron descubiertas por un grupo de científicos de la Universidad de Yamagata.

El hallazgo lo hicieron cerca de las míticas líneas recuperadas por la alemana María Reiche, en la región Ica. Uno de los geoglifos correspondería a una cabeza humana y el otro a una figura que representaría a un animal aún no identificado, según reportó la agencia japonesa de noticias Kyodo.

Sigue trabajo de campo

Actualmente, el equipo continúa con el trabajo de campo y cuando este concluya deberá remitir un informe sobre lo descubierto al Ministerio de Cultura, indicó Américo Baiocchi, director regional de Cultura de Ica. “Todavía están en fase de ejecución. Lo que ahora se ha informado es seguramente un avance que han remitido a la universidad, falta que precisen el período al que pertenecen los geoglifos, pues antes que los nazca estuvieron los paracas”, señaló.

Destacó la seriedad y profesionalismo con los que se trabaja en la zona, donde hay otros dos grupos investigadores. “Antes de empezar, hacen un estudio de campo, preparan un proyecto y es el ministerio el que finalmente los autoriza”, recordó. Baiocchi dijo que lo encontrado por los japoneses revela que Nazca no deja de sorprender.

“En la medida que se cuenten con mayores recursos e investigaciones se encontrarán más cosas”, manifestó. El equipo japonés, que está encabezado por Masato Sakai, descubrió en 2006 un centenar de geoglifos con forma de rectas y triángulos.

Patrimonio de la Humanidad

Las míticas líneas de Nazca fueron declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en 1994, y constituyen uno de los principales atractivos turísticos de Ica. Para poder apreciarlas se realizan sobrevuelos. Desde el aire no solo se pueden observar las ya citadas figuras de animales, sino también geométricas, meandros, representaciones animales, vegetales y humanas, laberintos, y otros dibujos geométricos.

Pero lo más representativo son los dibujos de animales: aves de entre 25 y 275 metros de largo (colibríes gigantes, cóndores, la garza, la grulla, el pelícano, la gaviota, el loro y otras), un mono, una araña, un caracol, una lagartija, una ballena asesina de 27 metros, un perro con patas y cola largas, dos llamas, etc. En la categoría de reptiles, un lagarto, que fue cortado al construirse la carretera Panamericana Sur, una iguana y una serpiente. Muchos de los dibujos se encuentran mezclados con líneas y espirales.

Cabe indicar que casi todos los dibujos fueron hechos en la superficie llana; solo hay unos pocos en las laderas de las colinas. Casi todas las figuras que se sitúan en las laderas representan a hombres. Algunos están coronados por tres o cuatro líneas verticales que quizás representen las plumas de un tocado ceremonial (algunas momias peruanas llevaban tocados de oro y plumas). Las figuras de las laderas aparecen menos definidas que las del desierto quizás porque las piedras que han rodado por la ladera han borrado los detalles.

Todo esto es un motivo para sobrevolarlas. Anímese.

Claves

PATRIMONIO. Desde 1994 el Comité de la UNESCO ha inscrito las líneas y geoglifos de Nazca y de Pampas de Jumana como Patrimonio de la Humanidad. Daños. Ha sufrido graves daños por la construcción de la autopista Panamericana Sur y las rodadas de vehículos todoterreno. Técnicamente las líneas de Nazca son perfectas. Las rectas encierran una perfección y los dibujos son bien proporcionados.

¿Qué son las líneas de Nazca?

Hay tres hipótesis al respecto: la primera, que fue un lugar de culto. Esto debido a que varias culturas han vivido desde hace dos mil años en los alrededores de la Pampa del Ingenio, donde hacían dibujos similares a los que se han encontrado en sus cerámicas o tejidos. Johan Reinhard propone que las líneas forman parte de cultos para atraer el agua, el bien más preciado. Algunas unen la zona con montañas lejanas, consideradas mágicas. En resumen, sería un importante centro religioso de los últimos 1.000 años.

La segunda que eran líneas de agua. Algunos estudios proponen que ciertas líneas siguen acuíferos subterráneos y servirían como indicador de estos y para hacer pozos de extracción.

Y la última que eran telares gigantescos.

Tomado de: es.sott.net
Editado por: Comprometidos con la Tierra

HISTORIA SECRETA DE LA ATLANTIDA

LA ATLANTIDA

La búsqueda de la Atlántida ha constituido, y continúa siendo, un enorme desafío. Los supervivientes de este mítico continente han dejado huellas por todo el planeta. ¿Pero, qué sabemos con certeza sobre su historia y sociedad?. ¿Y sobre su arquitectura y ciencia?. ¿Es posible precisar dónde se encontraba, por qué desapareció y qué tipo de civilización poseía?

Cuando Platón describió la existencia de la Atlantida en sus diálogos Timeo y Critias, algunos autores, coetános de filósofo, comenzaron a interesarse por el mítico continente. Plutarco, Estrabón, Plinio el viejo y Diodoro de Silicia, entre otros, tratan este asunto en algunos de sus escritos.

Desde entonces, se han planteado infinidad de hipótesis para demostrar la existencia de un continente, que con el paso del tiempo, ha llegado a convertirse en arquetipo de una civilización ideal. La Atlantida siempre resuena en nuestros oídos como un viaje épico hacia el descubrimiento de nuestros orígenes. Su nombre continúa estimulando nuestra imaginación.

La Atlantida está a nuestro alrededor, como ha sugerido el escritor inglés Jhon Michell. No se trata de un mero recurso retórico. La presencia de numerosos restos arqueológicos y megalíticos ciclópeos en muchas zonas de la Tierra, levantados con orientaciones astronómicas muy precisas, supuestamente anteriores a la Edad de Piedra, sugieren que una civilización de grandes astrónomos e ingenieros precedió a la prehistoria humana.

¿Fueron erigidos por quienes sobrevivieron a un gran cataclismo o por sus descendientes?

CIVILIZACIÓN MARÍTIMA

A diferencia de otras civilizaciones extinguidas bien documentadas, como la Maya, la Micénica o la Babilónica, sobre las que se ha podido reconstruir un lenguaje común, precisar lugares geográficos y trazar contactos específicos con culturas contemporáneas, en el caso de la Atlántida esto no ha sido posible. Así y todo, hay innumerables hebras deshilachadas que parecen proceder de una misma madeja, por muy enmarañada que esté.

¿Qué pensar, por ejemplo, de los mitos universales que preservaron el remoto conocimiento de la precesión de los equinoccios, un fenómeno astronómico supuestamente descubierto por Hiparco
en el 127 a.C.?.

El hecho de que este ciclo se complete cada 26.000 años sugiere que los humanos habrían estado observando el cielo sistemáticamente durante milenios, según expusieron con todo detalle Giorgio de Santillana y Hertha von Dechend.

Los mapas preservados por marinos como Piri Reis, con la Antártica cartografiada sin hielo hace miles de años, confirman también que un conocimiento semejante sólo podía haber sido acumulado por una civilización anterior a los cambios de nivel sufridos por el mar a finales de la última edad glaciar, hace unos 11.500 años.

Muchos consideran que la Atlántida fue una fantasía elaborada por Platón, en sus diálogos Critias y Timeo, pero eso no ha impedido su búsqueda por parte de numerosos historiadores, eruditos, geólogos, submarinistas, paleontólogos y arqueólogos, sin olvidar a los visionarios ocultistas y dotados psíquicos.

La historia que estos últimos nos han contado es sin duda más fascinante que la ofrecida por arqueólogos y exploradores. Con fragmentos reunidos por unos y otros, la investigadora norteamericana Shirley Andrews, intentó esa reconstrucción en su obra “Atlantis, Insights from a Lost Civilization” (Llewellyn, 1997).

En esta visión, la Atlántida se despliega ante nuestros ojos como un mundo muy parecido al nuestro en algunos aspectos.

HALLAZGOS INEXPLICABLES

Pese a sus errores, los psíquicos informan con frecuencia sobre sucesos a los que no tienen acceso los historiadores, ya que se apoyan en vías de información que no están limitadas por el tiempo ni por el espacio.

Por otra parte, el material Canalizado, encaja con algunas de las fuentes tradicionales relativas a la civilización Atlante. Aunque ellos lo nieguen.

¿Basaron sus relatos en las fuentes escritas conocidas? ¿Acaso se influyeron unos a otros a través de la percepción extrasensorial, como ha sugerido el investigador psíquico Alan Vaughan?

Helena Petrovna Blavatsky (1831-1891) sobre el mundo Atlante, supuestamente obtenidos a partir del estudio de las tradiciones ocultistas orientales y mediante comunicaciones con otros planos, influyeron poderosamente a toda la corte de videntes posteriores. Algunas de sus propuestas resultaban absurdas y descabelladas en su época, pero un siglo después han recobrado vigor. Por ejemplo, la de que seres inteligentes anteriores al hombre coexistieron con los dinosaurios parece cada vez más plausible a la vista de los inexplicables hallazgos de huellas y fósiles humanoides, correspondientes a aquella época, en diversas zonas del planeta.

Por ejemplo, el doctor C. N. Dougherty descubrió en 1971 en el Valle de los Gigantes (Texas) numerosas huellas de Saurios de diversas especies, junto a otras de pies humanos de gran tamaño, en el mismo estrato geológico. Éste y otros descubrimientos semejantes parecerían dar la razón a Blavatsky, a los Vedas y a otras muchas antiguas tradiciones.

El mapa de la antigüedad de la Tierra y el esquema de la evolución humana mediante diversas Razas Raíz, divididas en Subrazas, trazados por esta ocultista, resultan más que discutibles. Pero, a medida que van aflorando fósiles humanos, cada vez de mayor antigüedad, parecen ir confirmándose algunos de sus datos.

Es preciso señalar, no obstante, que las Razas Raíces de Blavatsky, no se corresponden con nuestro concepto habitual de raza, ni siquiera con el de humanidad, ya que la primera sólo habría existido en el plano astral.

La segunda o hiperbórea, se acercaba más a los hombres actuales, pero estaba muy vinculada con el plano etéreo; y habitaba el norte de Asia y parte del Ártico. En tercer lugar estaban los habitantes de Lemuria, desaparecida en el Pacífico. La humanidad actual sería la quinta raza, mientras que la cuarta correspondería a los Atlantes: eran bastante altos, estaban divididos en dos sexos y su avanzada civilización habría dado origen a las conocidas por nosotros. Sin embargo, al igual que Lemuria, su sociedad fue destruida por diversos cataclismos.

Según los teósofos, las razas sexta y séptima que nos seguirán serán de nuevo más etéreas.

MANUSCRITOS TIBETANOS

¿Cómo obtuvo Blavatsky esta información? Según ella, lo hacía accediendo a los registros Akásicos, mientras entraba en trance y consultaba antiguos manuscritos tibetanos, o bien recibía los dictados de sus guías espirituales, los Mahatmas. En su obra fundamental, “La Doctrina Secreta”, recogía extractos de uno de esos manuscritos, Las Estancias de Dzyan (Ed. Sirio), que Blavatsky afirmaba haber visto en un monasterio de los Himalayas. Un discípulo suyo, W. Scott Elliot, también recopiló mucha información por esa vía.

En su libro, “Historia de la Atlántida” (1896), ofrecía fechas concretas de los diversos cataclismos que la destruyeron y aseguraba que había ocupado la mayor parte del actual océano Atlántico. Su cronología geológica resultaba ser absolutamente inviable, pero algunas de sus propuestas merecen consideración.

Según él, la Atlántida se extendía desde la actual Groenlandia hasta la mitad de la actual Sudamérica y durante su larga existencia estuvo habitada por Subrazas (Así llamadas para distinguirlas de las siete razas raíces, a su vez divididas en siete). Los Lemurianos habrían medido más de 3,5 metros de estatura y algunos de sus descendientes pervivirían en algunas zonas del planeta, como Africa y Australia.

Según esta fuente, los Atlantes evolucionaron a partir de los Lemurianos. Entre sus Subrazas se contaban los primeros Sernitas y mongoles, pero la principal Subraza regente de la Atlántida habría sido la Tolteca, que conquistó el continente. Antes de la destrucción final, un grupo de iniciados Toltecas emigró a América y Egipto.

John A. West demostró que la erosión sufrida por la Esfinge de Giza, no se debía al viento del desierto, sino a la acción de la lluvia. Tal hallazgo suponía datar la Esfinge en al menos 9.500 de antigüedad, en vez de 4.500 como se creía. Una obra de tal magnitud sólo pudo haberse construido con unos conocimientos arquitectónicos, astronómicos y matemáticos de una cultura muy anterior a la Egipcia. Algo semejante podría decirse de la arquitectura de Tiahuanaco, construida supuestamente por los toltecas que emigraron a América. Pero la cuestión de las razas Atlantes, propuestas por los Teósofos no termina aquí.

El ariosofista Jörg Lanz Von Liebenfels (1874-1954), uno de los que mayor influencia parece haber ejercido en la primitiva ideología del Nacional Socialismo Alemán, compartía las creencias de los Teósofos sobre Lemuria y la Atlántida, pero fue más allá que ellos en relación con las razas y Subrazas Atlantes.

Von Liebenfels comenzó comparando favorablemente la antropogénesis ocultista de Blavatsky, con los hallazgos de la paleontología contemporánea. No tardó en afirmar que había descubierto la fuente de todo el mal en el mundo y el significado auténtico de las Escrituras, incluidas las ocultistas, como Las Estancias de Dzyan. El resto vino por añadidura. Según él, la octava estancia se refería a cómo los primeros Lemurianos ANDRÓGINOS, se dividieron en dos sexos y atrajeron el castigo Divino al engendrar monstruos con otras especies, atractivas pero inferiores: Tomaron animales hembras muy bellos, pero descendientes de otros que no tenían ni alma ni inteligencia.

Engendraron monstruos, demonios malvados. Según Von Liebenfels, la cuarta raza raíz Atlante, se había dividido en diversas subespecies puras y bestiales, correspondiéndose éstas con los primeros antropoides y los monos antropomórficos: El error fatal de los descendientes de los antropoides (Hombres Dioses), la quinta raza raíz de los Arios Homosapiens, habría sido mezclarse repetidamente con los descendientes de los monos (Hombres Animales).

En relación con esto último, el investigador Nicholas Goodrick Clarke, señala en “Las raíces ocultas del Nazismo” que la consecuencia fue la creación de varias razas mixtas, que según el protonazi Liebenfels, amenazaban la autoridad sagrada de los Arios, en todo el mundo. Las raíces de la eugenesia Nazi, se encuentran aquí, e ideas similares han persistido entre aquellos visionarios de la Atlántida, que se han atrevido a hablar de sexo.

La canalizadora Ingrid Bennett, lo ha hecho. Gracias a la ayuda de sus guías y ayudantes espirituales, entre ellos Nube Blanca y Águila Blanca, esta Sanadora y Médium Holandesa, afincada en Nueva Zelanda, desde niña ha canalizado muchísima información sobre su pasada vida en la Atlántida como Guardiana del Cristal. En sus informes ofrece datos sobre la vida íntima de los Atlantes: Las relaciones sexuales eran muy activas y los mantenían sanos. El sexo era tan importante, como el comer y el dormir. Algunos tenían relaciones con animales o con seres mitad humanos mitad animales, como los centauros.

La perversión de las costumbres en la última etapa Atlante, no se limitó sólo a la práctica del bestialismo, sino también a la de la magia. Ésta terminó por minar su sociedad, según asegura, entre otros muchos, Daphine Vigers en “Atlantis Rising” (1952): hace unos 10.000 años, los egoístas dirigentes de la Atlántida perdieron interés en el progreso científico y su respeto por el antiguo conocimiento desapareció. A medida que éstos dedicaban sus energías a peligrosas prácticas ocultas, la magia negra reemplazó gradualmente a la Religión.

Diversos autores han afirmado que la causa del desastre final, se debió precisamente a la práctica de la magia, pero otros lo han atribuido a su avanzada tecnología, la cual les habría permitido manejar poderosas energías cosmotelúricas, que acabaron escapando a su control y provocaron un gran desequilibrio en la Naturaleza.

Según Scott Elliot, la tercera raza Atlante, los Toltecas, eran gigantes. Medían 2,5 metros y vivían en la fabulosa Ciudad de las Puertas Doradas, una gran urbe circular con canales, la misma que el sacerdote Egipcio Solón, describió a Platón. Era muy similar a la Khorsabad amurallada del Rey Sargón II, en Sumeria, que estaba enterrada bajo las arenas en tiempos del filósofo griego. También se parecía a la capital de los Aztecas en México y a la de los Incas en Perú, que Platón desconocía.

Era, según la descripción de este último, una ciudad circular con palacios, puertos y dársenas.

Los recintos de tierra estaban amurallados y recubiertos de metales: el primero de bronce a modo de barniz, el segundo de estaño y la acrópolis de Oricalco, un metal hoy desconocido que relumbraba como el fuego.

Esta ciudad tenía también numerosos templos dedicados a diversas deidades, muchos jardines, piscinas al aire libre, gimnasios, cuarteles y un hipódromo gigantesco cuyo circuito, de un estadio de largo, discurría en círculos concéntricos. La parte de la Atlántida que daba al mar se describe como llena de acantilados, pero en la ciudad central había una campiña rodeada de montañas.

Este edificio ha sido descrito con bastante detalle por el visionario F. S. Oliver, en su obra “Caminante entre dos mundos” (1952): tenía forma piramidal y en su interior había grandes cristales colgando del techo que creaban un efecto de luz especial. Una plataforma elevada de granito rojo ocupaba el centro del templo y poseía un gran bloque de cuarzo cuyos destellos no dañaban la vista, pero producían un fuego útil para las cremaciones y sacrificios.

Excepto por la citada ciudad, los Atlantes no solían construir grandes urbes debido a su impacto medioambiental. Según expone Murry Hope en su obra “Practical Atlantean Magic” (1991), sus comunidades eran pequeñas y las casas construidas hace unos 12.000 años eran circulares. El psíquico Dale Walker, por su parte, indica que construyeron grandes torres como faros cerca del mar… Templos de gran belleza llenaban la Tierra. En ellos, la combinación de luz, color, sonido, magnetismo y energías de pensamiento se canalizaban mediante cristales para hacer maravillas en el campo de la Sanación. Este no es el único dato que aporta Walker sobre la forma en que los Atlantes ejercían la medicina.

Sus informes van mucho más allá: cuando era preciso, los sacerdotes Sanadores conectaban con las mentes de los pacientes para conseguir que las células del cuerpo se separaran, dejando al descubierto el órgano enfermo. Las células a su alrededor se soltaban y forzaban al órgano hacia la superficie del cuerpo, donde el Sanador lo tomaba y lo introducía en una cámara de rejuvenecimiento. Las células rejuvenecían solas… No había dolor ni sangre ni traumas. Esta información no es la única capaz de despertar escepticismo respecto a lo que nos cuentan sobre la civilización Atlante.

Sin embargo, existen otras aportaciones mucho más interesantes, como la de Cayce, el vidente que nos ha dejado el mayor legado psíquico sobre la Atlántida.

RAYOS SUPER CÓSMICOS

Edgar Cayce no sólo propuso una interesante cronología en relación con los cataclismos Atlantes, mucho más cercana a la posible realidad que la de Scott Elbot, sino que informó ampliamente sobre el avance técnico de nuestros ancestros. Nos habló, por ejemplo, del poder de los cristales y de rayos super cósmicos. ¿Tecnología avanzada como la nuestra?

Si las catástrofes geológicas a las que se refería Cayce, ya suponían un gran desafío para las nociones científicas de su época, mucho más lo era describir las fuentes energéticas que activaban los barcos, submarinos y aviones de la civilización Atlante. Sin embargo, no pareció equivocarse demasiado. Los hombres con características anatómicas modernas ya estaban dispersos por el planeta hace unos 50.000 años, fecha próxima a la que indicó Cayce para la primera destrucción de la Atlántida.

Las demás, en las que Cayce sitúa los cataclismos posteriores, concuerdan con las de los geólogos sobre las inversiones de los polos magnéticos, cambios climáticos, terremotos, períodos de actividad volcánica y extinciones, de forma que sus visiones que anticiparon muchos de éstos y de otros descubrimientos científicos, no parecen puramente imaginarias.

Sus relatos sobre la utilización de alta tecnología, especialmente referida a cristales, resultaban hace tiempo más difíciles de aceptar, sobre todo cuando se refiere a ellos como acumuladores de información y energía para su uso posterior, pero hoy ya no resultan tan absurdos.

En la misma línea de Cayce, el psíquico Dale Walker, ha indicado que los cristales se utilizaban para convertir la energía solar en electricidad… Su increíble poder y esplendor fue posible gracias a la ciencia de los cristales. El descubrimiento del uso de los cristales para controlar la increíble reacción energética entre materia y antimateria, dio lugar a los vuelos espaciales.

Más detallado aún es el relato ofrecido por el psíquico Michael Gary Smith, según el cual éstos disponían de pantallas mágicas, en las que podían ver cuanto sucedía en cualquier punto de la Tierra. Asimismo poseían bolas de luz que se encendían y apagaban con un simple movimiento de la mano. Otro de los maravillosos inventos de esta civilización era un carro sin caballos que lanzaba un rayo de fuego, blanco por delante y rojo por detrás. Esta civilización creció hasta tal punto que disponían de barcos para llegar a casi cualquier punto de la tierra. Tampoco hay que olvidar los mágicos pájaros de plata donde la gente viajaba a través del cielo, a velocidades altísimas. Y más aún, existen indicios de que en la Atlántida había naves espaciales capaces de abandonar la atmósfera terrestre y llegar a la Luna y a otros planetas. Otro campo de la ciencia de la antigua Atlántida, era la posibilidad de crear seres humanos iguales a nosotros y el uso de máquinas mentales subatómicas.
Una tecnología tan puntera tenía que ir inevitablemente acompañada de una medicina muy avanzada. Según él, tenían un pequeño instrumento que cabía en la palma de la mano del paciente y consistía en un cristal con una capucha de cobre en cada extremo: El médico podía leer el color del aura o del campo biomagnético del paciente mediante este cristal y diagnosticar la dolencia, explica Smith.

DESTINOS PARALELOS
En este sentido, los informes de J. Z. Knight, convertida en canal del espíritu Atlante Ramtha, son muy elocuentes:

Los Atlantes sabían como transformar la luz en energía pura mediante láser. Incluso tenían naves espaciales que funcionaban con luz, una ciencia que obtuvieron gracias a la intercomunicación con entidades de otros sistemas estelares… En sus experimentos con la luz, perforaron la capa de nubes que entonces rodeaba a vuestro planeta, como la que hoy circunda a Venus. Al perforarla, se produjeron grandes diluvios, quedando Lemuria y el norte de la Atlántida bajo un gran océano de hielo.

Nuestros científicos trabajan hoy con energía nuclear, con partículas subatómicas y rayos láser. Hemos desarrollado máquinas a imagen de nuestro cerebro, desvelado los secretos de la genética y viajado a otros planetas… pero estamos destruyendo nuestro hábitat natural. Quizá la intención, inconsciente o no, de quienes nos hablan sobre la Atlántida y las causas que provocaron su destrucción, sea la de avisarnos del peligro de que a nuestra civilización le suceda lo mismo, por efecto del uso de la Ciencia sin el sentimiento del AMOR.

Autor: Akasico (página web)